A la deriva

 

autobushazteoir

Durante estos días se ha celebrado el llamado World Pride Madrid 2017, convirtiéndose la capital de España en la sede gay friendly o,  más bien,  la definiría como las Sodoma y Gomorra. Todos los partidos políticos, sin distinción,  se han mostrado acordes con este evento; esto es un aviso para todos aquellos votantes de partidos denominados “mal menor”, y que han demostrado ser en realidad más de lo mismo y encantados de conocerse.

El despliegue policial y de seguridad ha sido tremendo; han estado más protegidos los participantes de esta concentración que cualquier ciudadano de a pie que paga religiosamente sus impuestos y que se encuentra totalmente vulnerable a los robos, los ataques, las okupaciones de sus viviendas, las violaciones……

Es curioso que los políticos que se dedican a la protección de este colectivo, sean los mismos que exigen la apertura de fronteras para la entrada masiva de musulmanes que reconocen su aversión a la homosexualidad y que ejecutan –literalmente- a cualquier persona que manifieste una conducta invertida. Este tema contradictorio será motivo para otro artículo.

Para vestir las ciudades de España en solidaridad con el evento, se han destinado fondos públicos para pintar la bandera arco iris en bancos de parques públicos, iconos de los semáforos, pasos de cebra. Todo un despliegue de orgullo político a costa de los impuestos de todos.

Los sucesos e imágenes que se han podido contemplar durante estos días a través de las redes sociales o de los medios informativos dejan sin palabras a cualquier persona con sentido común. Me ahorro trasladar imágenes dado su alto contenido indignante, pues ya no solo eran los adultos protagonistas de escenas repulsivas, sino que se han utilizado a menores, a niños, para la diversión general por medio de espectáculos no aptos ejecutados por ellos mismos.

He echado de menos a las organizaciones internacionales de protección del menor. ¿Dónde estaban? ¡Ah, no! Que velan por la protección de los menores que se encuentran “presos” de familias tradicionales. Es verdad, no había caído en la cuenta que “lo peor” para el menor a efectos de las organizaciones de protección del menor es un entorno agradable, natural, familiar, de cuidados, de educación……pero que un niño sea obligado a presenciar espectáculos de desnudos, de viciosos tocándose sus partes públicamente….es “lo mejor” para su salud mental y desarrollo psicológico. ¡Por eso los organismos internacionales no han emitido queja alguna!

Es posible que a partir de este momento, ya no se permita opinar ni escribir acerca de este colectivo LGTBI tan protegido por las instituciones políticas españolas y europeas. Han dado un paso adelante en la reivindicación de sus imposiciones, acompañada de proposiciones de ley que sancionen gravemente a cualquier persona física o jurídica que “se atreva” o “tenga la osadía” de emitir cualquier tipo de juicio en contra de este libertinaje. Se pretende invertir la carga de la prueba, en el sentido de tener que ser el denunciado el que demuestre que no cometió la falta de la que es acusado. Posiblemente, se pueda llegar a ser detenido por una simple denuncia de un “agraviado” y, luego, ya se demostrará si  se es o no culpable. Algo similar a la nefasta Ley de Violencia de Género, que vulnera el más sagrado principio del derecho relativo a la presunción de inocencia.

Nos encontramos viviendo en una sociedad depravada, cuya ideología es impuesta ¡cómo no! a través de la educación en las escuelas –foco de captación utilizado por los esbirros del Nuevo Orden Mundial- y por medio de aterrorizar a la sociedad en general con graves sanciones económicas o penas de prisión. Al más puro estilo stalinista. Imponer el terror para evitar la disidencia.

Tarde o temprano, los llamados heterosexuales –palabro utilizado democráticamente para diferenciar entre las distintas “tendencias sexuales”- será una especie en extinción y los que no se adapten a las “formas de género” serán perseguidos con saña.

De esta forma, la natalidad blanca quedará reducida a la nada, promoviendo la homosexualidad y destruyendo lo natural. El enaltecimiento de la ideología de género no tiene otra finalidad que acabar con la raza blanca, dado que esta presión mundialista del nuevo orden no se ejecuta en tierras de otras razas; no existe ningún espectáculo parecido en continentes de otras mayorías raciales. ¿Por qué? Porque no interesa; solo existe un foco de exterminio y empieza por Europa.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “A la deriva

  1. Estupenda la exposicion sobre este colorido evento. El año próximo lo harán en Nueva York, espero que el Presidente Trump les ponga alguna que otra condición para entrar en su País y por si finalmente no pueden realizarlo en EE.UU. que vayan mirando de hacerlo en algún país arabe. Que fácil es en la decadente Europa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s