Hasta el último hombre

3772280

 

Magnífica película en su dirección e interpretación y no digamos en su puesta en escena.

Mel Gibson –uno de mis dos directores favoritos- pone la carne en el asador de nuevo con esta película. ¿Moraleja? Es una persona tan inteligente, que hay que reflexionarla.

¿Es temática bélica? ¿Es moral? Un poco de todo. ¿O acaso lo bélico está carente de moral? ¿Defender lo moral puede hacerse a través de lo bélico? Por supuesto que sí.

La sinopsis: Un joven cristiano –protestante- se alista en el ejército en la II Guerra mundial con el fin de salvar vidas. Sus principios le impiden empuñar un arma, se declara objetor de conciencia. Ello causa un conflicto con sus compañeros de la unidad y sus superiores pues no entienden su alistamiento si renuncia a su formación en la milicia llevando un fusil.  Devoto de su fe alega que es mejor construir que destruir y que su alistamiento responde a colaborar en lugar de quedarse en su casa a salvo. Su colaboración se limitará a las tareas sanitarias sin tener la obligación de disparar.

Curiosa moraleja, porque basada en una historia real resultó que salvó a más de cincuenta soldados que se encontraban heridos y que si no hubiera sido por él hubieran acabado muertos a manos de los japoneses. La historia se desarrolla en los crueles combates  de la isla de Okinawa.

La Guerra del Pacífico fue la parte más dura de la II Guerra Mundial. Los aliados –americanos- se enfrentaban a una fuerza descomunal: Los japoneses. Sin escrúpulos,  exigentes con su honor, con una visión de la vida y la muerte distinta a la occidental. No temían a la muerte, lo daban todo por su patria, por su tierra, por su superior.; no había debilidad, la flaqueza era símbolo de deshonor y se pagaba con la muerte. Eran duros combatientes. La diferencia con los marines occidentales es que los japoneses creían que ellos eran dueños de su propia vida y de su muerte, pues carecen de fe cristiana. De ahí sus propios suicidios en sus rituales.

En Okinawa se llevó a cabo la operación anfibia más importante de la Guerra del Pacífico. Los marines americanos ganaban terreno poco a poco, con muchas bajas. Y de la misma forma que iban ganando posiciones las perdían. Las bajas se contaron por cientos de miles. Poco después de terminar los ataques en Okinawa, Japón se rindió.

Mucho se ha escrito sobre las repercusiones de la invasión americana en Okinawa acerca de los abusos sobre la población civil, por parte de los americanos y por parte de los japoneses durante las batallas. Puede ser cierto o no. La cuestión es que siempre se lucran los que no han combatido y extraen el morbo correspondiente que les llena los bolsillos.

Volviendo a la película.  Tenemos dos partes: La primera mitad con claros colores, luces, narra la vida del joven, la segunda mitad son las imágenes de la guerra. Se utiliza el claroscuro, ya no hay sol, no hay casi luz; es el infierno. Las secuencias de la batalla son extraordinarias, con un realismo fuera de lo común –y seguramente se queda corto- .  Son impresionantes.

El actor protagonista tiene un carisma especial; muy bien elegido por Gibson. Un actor del que se perciben las emociones, su mirada lo dice todo. Excelente.

Para terminar me quedo con una conversación entre el capitán y el joven protagonista. Hay un momento que a mí me parece crucial.

Dice el capitán: “ Ellos no creen de la misma manera que tú pero sin duda creen en lo mismo que tú. Lo que has hecho es un milagro y forman parte de ello”.

Mi conclusión es que se puede luchar por el mismo objetivo de dos formas. Y ambas son legítimas, siempre y cuando se dirijan a la consecución del mismo bien.

La Espada y la Cruz.

Evidentemente, la Cruz dará fuerza a la Espada. Y la Espada defenderá la Cruz.

Esto creo que es lo que Mel Gibson trata de transmitir. Es mi opinión, claro está.

Invito a ver la película. No defraudará. No olvidemos que es Mel Gibson, garantía a todas luces.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s