Se le llama terrorismo, pero es Islam

12006283_10207027231815908_3233204674954100536_n

El otro día, leyendo por ahí, me encontré con la opinión de un payaso que atribuía la responsabilidad del terrorismo islamista al trío de las Azores. No dejó de sorprenderme que todavía se mantengan viejos rencores y que la ideología supere al raciocinio y sobre todo, la escasa cultura de la masa. Por eso es manejable por los políticos.

Cierto es que la política mundial, y en concreto la europea, ha contribuido a la invasión musulmana que estamos sufriendo. Dejar las puertas abiertas ya es signo de postrarse ante el Islam; pero la avidez de conquista y dominio, la violencia, la tortura,  son propios del Islam.  Los actos que se llaman erróneamente terroristas, no son nuevos en el Islam; eso es Islam.

El Islam se expandió por las ciudades árabes en el siglo VII, con cierta resistencia, pero se impuso a la fuerza. Los seguidores de Mahoma, soldados de Alá, tenían la misión de dar muerte al infiel y fueron conquistando territorios para difundir el mensaje de violencia. Conquistada Cartago y teniendo en sus manos la ciudad de Ceuta, pusieron sus ojos en Europa; avistaron la Península Ibérica y se propusieron conquistarla para proseguir con la propagación del terrorífico mensaje del “iluminado” Mahoma.

Mientras tanto en Hispania la situación era crítica. Nuestros antepasados visigodos se encontraban divididos disputándose la sucesión al trono; existían enfrentamientos sangrientos, corrupciones, traiciones. Era una tierra abonada para la entrada del Islam; la desestabilización política propició la entrada de las crueles hordas islamistas.

derrota-don-rodrigo-en-rio-guadaleteCoronado Don Rodrigo rey de los visigodos se propuso defender Hispania y evitar el avance islamista. Fue traicionado en la Batalla de Guadalete, abandonado en sus flancos en plena contienda. Sus enemigos, que también demostraron que lo eran de Hispania, negociaron con los islamistas y ayudados éstos por los judíos además, consiguieron una sucia victoria en la batalla.

Teniendo el terreno libre y sometido a la traición, Hispania fue invadida y dominada por el Islam con total facilidad. Era el año 711. La destrucción del ejército godo fue decisiva; ya no había obstáculo para la ocupación porque el pueblo estaba indefenso frente al invasor.

Traición es la palabra que define claramente los sucesos. Don Rodrigo situó en los flancos de la batalla a sus detractores, en la confianza de que por encima de sus envidias estaba la defensa del reino. Y le dejaron solo.

Los judíos tuvieron un papel fundamental en el desarrollo de los hechos, pues contribuyeron activamente a la entrada de los invasores islamistas; fue decisiva su actuación negociadora con los islamistas para la caída de Toledo y Granada.

¿Qué semejanzas se pueden observar entre estos antecedentes y la situación actual?

Traición por parte de los gobernantes europeos; corrupción y luchas de poder, como datos someros, no vamos a profundizar porque no es necesario. Con solo echar un vistazo, observamos la desestabilización política, económica y social; desarraigo de las tradiciones, pérdida de la fe, acción directa de los judíos que siguen insistiendo en su idea de destruir Europa….¿Algo ha cambiado?

Sigamos; por si acaso alguien se anima a enfrentarse a la invasión que tenemos encima.

Un insigne personaje histórico, de nuestra noble historia, fue el líder, el caudillo –de lo que carecemos en la actualidad- de los aguerridos soldados que recuperaron parte de los territorios ocupados, reintegrando la dignidad a la Hispania islamizada. Fue el principio, el propósito que unió a los cristianos hispanos: Un enemigo común, un objetivo común, un destino. Forjaron un futuro y lo mejor, la unidad, Hispania para los cristianos.

Don Pelayo. descarga

Era guardia personal de Don Rodrigo, eran primos, de linaje. Sobrevivió a la Batalla de Guadalete y se negó a ser vasallo de los islamistas. Refugiado en Cangas, reducto de cristianos, alentó a la rebelión contra el invasor. Soldados vascos, astures y gallegos le erigen en caudillo del nuevo ejército de salvación.

Con solo 300 guerreros godos, cristianos, patriotas,  se libró la Batalla de Covadonga. Conocían el terreno, plagado de desfiladeros, con una orografía difícil para el invasor. No cesaban en su lucha, no descansaban, cambiaban continuamente de emplazamiento, desconcertaban al enemigo. Eran expertos en arcos y lanzamientos de piedras con ondas.

Finalmente, desde la Cova Dominica, dónde se encontraban atrincherados, se lanzaron en un último ataque contra los islamistas, saliendo victoriosos en la batalla.

Los moros les llamaban “300 asnos”, según reflejan los escritos. Vergüenza les debería dar que “300 asnos” destruyeran un ejército de 20.000 moros. Ni serían 300 los hispanos, ni serían 20.000 los islamistas; fuera el número que fuera no hay duda de que la defensa de la tierra, la Cruz, la dignidad, la legitimidad, el honor, el linaje hispano triunfaron.

Fue el comienzo de la Reconquista, el preludio. Era el año 722.

Pero aún hay más.

La Batalla de Navas de Tolosa. La Batalla más relevante de la Reconquista,  después los islamistas quedaron recluidos en un territorio,  reconquistado finalmente por los Reyes Católicos: Granada.

En aquel momento existían cinco reinos en la Península Ibérica: Corona de Aragón, Reino de Castilla, Reino de León, Reino de Navarra y Reino de Portugal. Entre ellos, con las habituales disensiones por los límite fronterizos.

Pero un Rey, un Rey con cara y ojos, con honor, de los que blandían la espada en el campos de batalla junto a sus soldados, Alfonso VIII, rey de Castilla, propuso al Papa Inocencio III la proclamación de la Santa Cruzada.

eid_198_13_battle-of-lasEn la batalla librada en las estribaciones de Sierra Morena, el ejército cristiano consiguió la victoria. El reino de Castilla financió la mayor parte de la empresa, el resto la Iglesia –era otra Iglesia, claro- .

Participaron Sancho VII de Navarra y Pedro II de Aragón.

La última parte de la batalla fue la más impresionante. Viendo el avance de las tropas islamistas y el retroceso del ejército cristiano, Alfonso VIII de Castilla toma la decisión junto a los reyes de Aragón y Navarra de lanzarse a la desesperada contra los moros. Es lo que se conoce como la Carga de los Tres Reyes.

Se desmembró al-Ándalus, se acabó la dominación islamista. Se acabó. Quedó reducida y recluida; ganaron los reinos cristianos.

¿Qué se concluye de todo esto? Que los pueblos de Hispania, nuevamente se unen para combatir por el bien común. Porque común lo era todo en definitiva, porque era España, la futura España de entonces. La cristiana España, germen de la unida Europa cristiana.

Los Reyes Católicos culminaron la labor de los antepasados, siendo fieles a la historia, inteligentes, expulsando a moros y judíos. Los primeros,   invasores,  y los segundos,  conspiradores y traidores, amigos del enemigo.

¿Qué tenemos ahora? Deshonra, servilismo, traición, ignorancia, incultura, cobardía…

¿Qué honor se dedica a los muertos que combatieron y lucharon para evitar la invasión y la dominación islamista? Muertos en el campo de batalla, luchando por el bienestar del pueblo, por la libertad. Dieron su vida por ello, el más preciado bien; porque creían, porque tenían fe y porque eran valientes, tenían honor.

¿A quiénes se honra actualmente? A los traidores y a los cobardes. Es signo de un pueblo enfermo. Tan enfermo que está dispuesto a ser víctima de nuevo de la invasión islamista, que no ha cesado en su propósito y que se quiere imponer, quiere volver a robar, apropiarse de lo que no es suyo. Y los judíos vuelven a ser sus aliados, en la sombra, en la versión siglo XXI, versión financiera.

45fc1fd2e4639db7a71d040581c2cb26_xl

¿Sólo varones refugiados? ¿O son invasores?

Aunque bien pensado no es robo, es hurto. Porque si dejan las puertas abiertas, ya está demostrada la predisposición y si además se nutre a los invasores, no solo se está dejando hurtar, sino que se está entregando el bien.

Volviendo al principio de la entrada, ¿el trío de las Azores? No solo era un payaso, sino un imbécil. Porque el trío de las Azores no es ni más ni menos que lo que ese imbécil y muchos más han creado y apoyado.

Pasarán por el alfanje, se ponen a tiro, porque el islam no entiende de amigos, solo entiende de muerte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s