Una carta dirigida a una roja libertaria

carmena300_1024

 

Una carta larga, interesante y con datos ciertos.

Imagino que a Carmena –ex jueza amiguita de terroristas- no le interesan estas cosas. Como roja y farsante que es, solo pretende saciar su odio enfermo hacia no se sabe qué; porque bien ha vivido esta abuela que nació en el 44.

Desde que llegó al ayuntamiento de Madrid todo ha sido un sin sentido; y si no fuera por los perjuicios que causa y la malicia que destila, hasta podríamos reírnos de sus fantasmadas.

Se propuso cambiar el nombre de las calles de Madrid; nombres clásicos de calles, por los que se las conoce y tienen el honor de ser nombradas. Y todo porque dice que son símbolos franquistas.

Y al más puro estilo bolchevique impone su ley y se arropa de delincuentes como su portavoz Rita Maestre, imputada por los violentos altercados con amenazas (“ Arderéis como en el 36”) ocurridos con motivo  del asalto a la capilla de la Universidad Bolchevique –perdón, Complutense- de Madrid.

Con una solicitud fiscal de un año de prisión, aún está por celebrarse el juicio desde el 2011, ¿tendrás algo que ver Carmena?, porque a los ciudadanos de a pie nos crujen por una simple multa de tráfico; en cambio tu vasalla está muy tranquila por un delito. Sí, esto es justicia bolchevique.

Trágate la carta de esta honorable persona, Carmena –ex jueza y amiguita de terroristas-, a la que no le llegas ni a la suela del zapato. Y sigue conmemorando a maricones como Zerolo, cuyo nombre de plaza ha ultrajado el de su antecesor Vázquez de Mella, así demostrarás tu demencia y la de tu consistorio. Y que los madrileños despierten y se den cuenta de la vergonzosa alcaldía que tienen.

 

Leo sin odio ni tampoco sorpresa, aunque imagino que con su sonrisa y la de su marxista consistorio, sus dos últimas medidas políticas, que sin un ápice de duda no ayudarán a la prosperidad de la ciudad, ni a la concordia entre sus ciudadanos:

– Sustituir a los cristianos Reyes Magos por reinas.
– Retirar las calles que recuerdan a las víctimas del marxismo y a quienes nos defendieron de él.

Poco análisis haré de cómo pretende pervertir un hecho recordado durante XXI siglos. Me refiero a la milagrosa visita de aquellos reyes (los cristianos lo consideramos el primer milagro de Jesucristo) portando valiosos regalos, “incienso, mirra y oro” para homenajear la llegada de un niño judío, nacido en un humilde pesebre. Cristo Rey. 

Imagino la sonrisa de medio mundo ante la patética manipulación histórica de una celebración de carácter planetario, publicitando su estulticia sectaria anti-cristiana, propia del marxismo más casposo y anciano, en un gesto más del odio secular que proclaman, también a lo judío. 

Hoy, los consistorios controlados por Podemos están impulsando campañas de señalamiento al judío, perseguidos desde 1920 por el Islam, cuyo derecho a la defensa o se niega o se exige sea equidistante. El #BDS. Nada nuevo en marxistas cuyas contradicciones os sitúan en el más absoluto ridículo. Hasta Marx era judío.

Usted, anciana comunista, solo tiene como “fe” su propio egoísmo, única definición de marxismo. Su marido es la mejor prueba de esa estafa ideológica, que mientras proclama la defensa de “los parias de la tierra” los saquea, y al que sin tardanza se ha entregado tras tomar el poder en Madrid, en unas elecciones, recuerde, que perdieron, colocando amigotes y familiares mientras anuncia, en otro robo propagandístico, haber reducido el déficit de Madrid un 19.3% en solos seis meses. Un mérito de Ana Botella que revela la malicia de la actual alcaldesa.

Esta circunstancia, un ayuntamiento comunista en la capital, es en sí todo un hecho histórico. Solo una vez antes había gobernado el comunismo en la ciudad de Madrid. Fue con el Frente Popular, de funesta memoria, quien, curiosamente, tampoco ganó las elecciones.

Quienes leemos sobre los usos y costumbres del marxismo sabemos que “La esencia de la dialéctica marxista es el fetichismo de las palabras, cuyo sentido variará según las necesidades (V. Misses)”. No hay nada más fácil que poner este hecho en evidencia.

 Para ello no me iré a Cuba, esa monarquía castrista hereditaria, me quedaré en Europa. Bien sabe el mundo cuán democráticas fueron aquellas repúblicas socialistas, cuyo término de “democráticas” ostentaban manipulando sin rubor. Quien quería salir de ellas, recibía un pasaporte a la eternidad, disparado por la espalda al intentar franquear el muro de la iniquidad comunista. Recuerden: República democrática de Rumania, de Checoslovaquia, de Polonia, de Alemania… Todas satélites de los soviéticos. Una perversión que usted practica sin rubor y circularmente.

Y si la democracia es la preservación de los derechos mediante la ley, de democracia vengo a hablarle. La del Frente Popular, que “reventó” las elecciones de febrero de 1936 y la del primer derecho, el de la vida y la propiedad, ambos contrarios al marxismo que usted representa. 

Mientras, desde su aparente y bondadosa ancianidad insiste en pervertir la historia pasada de mis mayores y la realidad de mi presente, inventando 25.000 niños hambrientos en Madrid para engañar al elector y tomar el poder.

Recuerde, la crisis económica y sus miserias las trajo, una vez más, un gobierno socialista, gracias a un personaje que se declaraba “rojo”, término que se empleó en la Guerra Civil, aunque no más rojo que usted.

Pero la realidad, hoy, bondadosa abuelita, no es ya tan fácilmente manipulable en esta nueva sociedad 2.0 de la información, que tanto buscan controlar y manipular. Decenas de “bots” “podemitas” me asaltan en Twitter con sonrisas. 

En su ensalzada y democrática II República, el 28 de mayo de 1931, a solo tres semanas de inaugurarse ésta (gracias a unas elecciones municipales, también fraudulentas, que ganaron los monárquicos) ardían nada menos que 100 templos en toda España. Su concejal, Rita Maestre, hubiese gozado estando allí, ¿recuerda?:  “Arderéis como en el 36, gritaban en la complutense. El problema es que empezaron en 1931, tras inaugurar la II Republica. Solo se trata de tener memoria histórica, esa que tanto proclaman pero callan sesgadamente.

La protección a los derechos de los ciudadanos católicos en aquella estafa republicana no se hizo esperar; vino nada menos que de la mano de Azaña, presidente del gobierno, quien declaró con rigor: “Todos los conventos e iglesias de Madrid no valen la sangre de un republicano”. Y claro, la cosa duró tres días. Menuda Azaña-da.

Niceto Alcalá Zamora, presidente de la Republica, narra estas “hazañas democráticas marxistas” en sus memorias, guardadas con sus bienes y ahorros en “Banco de España S.A.” (entonces el banco no era nacional, sino privado) saqueado por Negrín y Prieto en septiembre de 1936. 

La cuarta reserva de oro más importante del mundo se envió a Moscú, mire usted qué cosas, sentando un precedente en la historia jamás visto desde Fernando VII: una nación entregando su tesoro patrio a otra, en este caso la que el comunista Stalin tiranizaba, y desde donde, a través del Komintern, se controlaban las brigadas internacionales. 

Prieto y Negrín entregaban el tesoro nacional y de paso se preparaban un lujoso retiro de salir mal la Guerra Civil tan buscada (eso se lo explico después).

Niceto, conocedor del robo de su patrimonio y memorias, de nuevo las reescribió antes de morir. En ellas (léanlas, están publicadas finalmente, a pesar de Zapatero, quien las secuestro) narra como el bolchevique Frente Popular bastardeó las elecciones de febrero de 1936 tomando el poder hacia la revolución soviética. Y frente a una violenta realidad insistentemente proclamada desde el pistolerismo marxista con hechos (cientos de asesinatos) y proclamas (más abajo las publico), un puñado de militares evitaron que España hubiera acabado como otro estado satélite de la URSS. Mi abuelo fue uno de ellos. 

Usted acusará a mi abuelo de fascista (en las redes me pasa a diario) y yo a usted de mentir. La razón me asiste a mí. Él era un militar y solo militar. Héroe en Filipinas, Cuba y Marruecos,  defendió la propiedad privada, los derechos civiles y su juramento a España, que los marxistas, entonces como hoy, asaltaron y pretendían pervertir. 

Para su ignominia, abuelita, la hemeroteca y la democracia sí son compatibles. Por eso, le traigo solo 5 citas del “Lenin Español” que acreditan mi relato. Así llamaban entonces a Largo Caballero, el sucesor de Pablo Iglesias, fundador del PSOE, y no su jefe de Podemos:

 El 23-11-1931, Largo Caballero, ministro de Trabajo, ante la posibilidad de que las Cortes Españolas se disolviesen, amenaza:

“Ese intento sólo sería la señal para que el PSOE y la UGT lo considerasen como una provocación y se lanzasen incluso a un nuevo movimiento revolucionario. No puedo aceptar la posibilidad, que sería un reto al partido, y que nos obligaría a ir a una guerra civil”.

 El 24-05-1936, en Cádiz, tras la victoria del Frente Popular, al que pertenecía el PSOE.

“Hay que apoderarse del poder político; pero la revolución se hace violentamente: luchando, y no con discursos”.

 En un Congreso de las Juventudes Socialistas.

“No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad”.    

En una entrevista en “El Liberal” de Bilbao (20-01-1936)

“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”. 

En un mitin celebrado en Linares el 20-01-1936.

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la Revolución”.

La Guerra Civil fue provocada por los marxistas de entonces y lo consiguieron, como proclamaron. Gracias a Dios la ganaron los compañeros de armas de mi abuelo, y yo, desde aquí, se lo agradezco. Casi un siglo después, ustedes siguen odiando tras esa derrota y yo, ilusionado en 1978 con el espíritu de reconciliación y el perdón de la Transición, hoy me lamento de ello. Usted no quitara las calles, plazas o institutos al asesino Carrillo o La Pasionaria. Su sectarismo, abuelita, señala su odio.

“Este crimen es la guerra civil” exclamó Prieto, tras conocer la noticia del asesinato del líder de la oposición por sus propios guardaespaldas, en revancha por el asesinato de Castillo, quien instruía y dirigía a las juventudes socialistas, los escuadristas del PSOE, sicarios y pistoleros de la República, con Carrillo entre ellos.

 El líder de la oposición, Jose Calvo Sotelo, asesinado vilmente por dichos sicarios socialistas tras allanar su casa por la noche, violando su inmunidad parlamentaria (el marxismo jamás respetó algo) nos dejó una frase: “para levantar una nación hacen falta siglos y héroes, para destruirla un par de años y un monstruo al mando de la nave”.

Como colofón a esta memoria historia que ustedes ocultan, le dejo una reflexión de Salvador de Madariaga, republicano independiente e historiador: “Lo que hizo inevitable la Guerra Civil española fue la Guerra Civil en el seno del Partido Socialista. No es extraño que el fascismo medrara. Que nadie alegue que fue la violencia fascista la que provocó la violencia socialista. Los pistoleros de Largo Caballero no dispararon contra los fascistas, sino contra sus hermanos socialistas… La política confesada, mayor aun, proclamada (por Largo Caballero) era precipitar en España la dictadura del proletariado. Empujada así por la senda de la violencia, la nación, qua ya tendía siempre a ella, se tornó mes violenta qua nunca”.

Usted hoy pretende ensuciar la memoria de mis mayores, de la mano de la hijastra de Fidel Castro, a quien ha encomendado la tarea de borrar del callejero el recuerdo de sus asesinatos y de quienes nos defendieron. Cobrará por ello. Yo no cejaré, con mi pluma heterosexual, en señalar su odio, su catadura moral, su tremenda mentira y la bajeza de sus intenciones y actos, abuelita.

Confío que los españoles entiendan qué representa usted y les nieguen su confianza muy pronto. Yo respeto la voluntad de los españoles, como la Ley, pero solo mientras ustedes lo hagan. No pondré la otra mejilla cuando inicien el saqueo que conoció mi abuelo y que aun hoy perpetran marxistas como usted a cubanos y venezolanos, hermanos de España y constituyentes de “La Pepa” con Bolívar y otros patriotas. 

Retirar la calle al general Saliquet y sus compañeros de armas, o las que recuerdan el genocidio cristiano, solo sitúa su odio y ensalza las gestas de ellos. No hubo un solo caso de apostasía en la Guerra Civil, los cristianos dieron su vida, mártires. 

Mi sonrisa la guardo para los míos, señora. Vaya usted con dios “compañera Manuela”. “La Pasionaria” también pidió confesión antes de su muerte, cuando, como usted, ya era anciana. 

Que pase una muy Feliz Navidad.

 

Firmado: Jose Luis S. Saliquet, Cazcarro Schumann, Navarro Zumeta y Alonso de Celada

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s