Desde entonces…..40 años de tiranía

 

franco_sp

El 20 de noviembre pasado se cumplieron 40 años del fallecimiento de d. Francisco Franco, Caudillo de España.

Se prohíben conmemoraciones públicas, se reprochan las privadas; todo promovido por el tiránico sistema democrático que existe desde hace 40 años; desde que España quedó en manos de los mismos que la llevaron a la ruina económica, social y moral. Que es la que se está tolerando.

La figura del Generalísimo ha sido siempre objeto de estudio de los  rojos envidiosos. Han inventado historias, lo han vilipendiado, pisoteado, han negado incluso la veracidad de los hechos, a pesar de las pruebas contundentes que desdicen cada una de sus palabras.

España, tras su salvación del yugo bolchevique, renació de las cenizas. Valientes españoles que lucharon y murieron en la Cruzada contra el desorden y la inmundicia, consiguieron que España no se convirtiera en una sucursal  del régimen soviético. Y, victoriosa en aquella, prosperó hasta niveles inimaginables desde la perspectiva actual, pese al repudio y aislamiento internacional que se soportó.

Prosperó porque el pueblo español se puso manos a la obra, con una guía de valores, de patriotismo, de afán de superación, de orgullo, de motivación para el trabajo y la lucha. Y de la ruina resurgió una España fuerte y unida, rememorando tiempos pasados en los que España era respetada y no hincaba la rodilla.

Ya en plena contienda, se dictaron disposiciones que iban a ser el germen del nuevo régimen, siempre basadas en los aspectos sociales y la dignidad del hombre. Así, el Fuero del Trabajo, promulgado en el año 1.938, constituye la base de todo el aspecto constitucional de la nueva, liberada y floreciente España. En el año 1.939 se promulga la  Primera Ley de Protección y Fomento de la Industria , y a partir de ahí nace el Instituto Nacional de Industria, en el año 1.941, fortaleciendo la industria del acero, el carbón y la electricidad. Todo esto como pequeños ejemplos, mínimos,  porque fue una labor colosal la reorganización de un país que se convirtió en una potencia mundial.

El trabajo conllevaba regulación laboral para salvaguardar los derechos de los trabajadores, pero también declarar sus obligaciones, así como las del empresario,  alejada de la lucha de clases que imponía el comunismo y que solo ha servido para hundir las economías y enriquecer a los sindicatos, convertidos en empresas privadas. No hacía falta alegar injusticias porque cada uno tenía claro lo que tenía que hacer.

La protección del trabajador se manifestaba en las políticas de Previsión Social y de Subsidio Familiar, de viviendas de protección oficial para que todo español tuviera acceso a una vivienda digna. Un relanzamiento económico y social espectacular, conseguido con tesón e ilusión en el trabajo.

Todo un cúmulo de regulaciones que proveyeron de seguridad en el trabajo, de salarios dignos, con los que vivieron dignamente los españoles, una clase media que sostuvo España con honor. Todos esos españoles, cuyos hijos y nietos pudieron tener un futuro y que en la actualidad reniegan del regalo de ese pasado, impregnados del veneno de la democracia que les hace odiar al que procuró un bienestar que ahora les ha sido arrebatado por todos aquellos a los que votan. Lo cual indica que son masoquistas o simplemente imbéciles.

¿Y ahora qué tenemos?

Dicen los demócratas que tenemos libertad. Me da la risa.

Tenemos SU LIBERTAD de robar y de destrozar, de hacer lo que les viene en gana, de hundir al trabajador en la miseria, de pobreza y corrupción, de comedores sociales, de inseguridad en la calle, de impuestos abusivos, de imposibilidad de ahorrar, de gobierno de los depredadores bancarios, de ejecución de la tiranía, de una tiranía impuesta por el rojerío.

Los bolcheviques, anarquistas y toda esta gente de mal vivir que gobierna casi toda España, actúan con venganza, un ajuste de cuentas al más puro estilo mafioso. No lo consiguieron en el 36 y ahora, con una población ignorante, perezosa e inculta, es su momento.

Pero la figura del Generalísimo será siempre la sombra que les persiga. Ya quedan pocos testigos de esa época, son ancianos, pero la obligación de los hijos y nietos de esa generación de trabajadores, que levantaron España y espantaron a los comunistas y masones, es recordar con insistencia que hubo un tiempo en que España fue respetada, que fue Una, Grande y Libre.

Gracias, General Franco. Descanse en paz.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s