Katyn: La mentira bolchevique

 

images (17)

Hace pocos días vi la película Katyn,  del director polaco Andrzej Wajda. Basada en hechos reales, relata los asesinatos de 22.000 personas a manos de los bolcheviques. Con un tiro en la nuca, a sangre fría, liquidaron a miles de polacos a los que previamente habían detenido y confinado en tres campos de concentración.

Era el año 1.940; tras la invasión soviética de la parte oriental de Polonia, los arrestos y ejecuciones de polacos estaban a la orden del día –como ya era habitual por los bolcheviques-. Ciento de miles fueron deportados a Siberia, otros tantos fueron juzgados y ejecutados.

La película se ciñe a la realidad, de hecho el director era hijo de un militar asesinado en el bosque de Katyn. Quizá se note falta de intensidad en los personajes, carácter, diálogos más profundos, pero en definitiva nos muestra las circunstancias vividas por los familiares de los detenidos que estuvieron esperando noticias durante años y el triste final de las víctimas.

Los ejecutados eran,  en mayor número, oficiales del ejército polaco, pero también había intelectuales, profesores, artistas, cuyo único delito fue ser considerados elementos peligrosos para el régimen. Una vez arrestados, los subieron a un tren y los repartieron por diferentes  campos de prisioneros, donde las condiciones de vida eran deplorables. Las familias desconocían su paradero y tampoco se atrevían a pedir información,  por temor a las represalias.

Finalmente, por orden de Beria jefe de la NKVD,  que a su vez seguía instrucciones de Stalin, se procedió a la ejecución de los detenidos. Fueron asesinados con un tiro en la nuca, teniendo las manos atadas por la espalda. Los cuerpos fueron tirados a fosas comunes.  Posteriormente, de forma casual, fueron localizadas. katyn4

La estrategia del régimen bolchevique fue culpar de este genodicio a los nazis. Para ello utilizaron armas y munición de fabricación alemana. La mentira de la atribución de la culpa de esta masacre duró 50 años, hasta que en 1.990  Gorvachov reconoció públicamente la autoría soviética.

En el año 2010 fueron publicados parte de los archivos secretos que demostraban que las ejecuciones fueron ordenadas por los bolcheviques y no por los nazis. Entre los documentos publicados se encontraba  una nota del jefe de la Policía Política (NKVD), Lavrenti Beria, con la firma del dictador soviético Josef Stalin, en donde propone la ejecución de los oficiales polacos arrestados.

¿Cuántas mentiras más se habrán atribuido a los nazis?  Como por ley está prohibido investigar nunca lo sabremos.

Lo desconcertante es que las mentiras puedan perdurar tanto tiempo y las verdades puedan guardarse tanto tiempo también en secreto.

En este caso, el miedo de los polacos impidió denunciar lo que ellos ya sospechaban. Y se crearon una burbuja de sumisión por supervivencia. La masacre de Katyn se convirtió en un tema tabú.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s