El negacionismo que no se condena

descarga

Cuando se quiere ocultar maliciosamente la verdad y alguien la revela, se le acusa de conspirador porque supone una amenaza para los intereses de los que pretenden encubrirla.

A veces no se manipulan los hechos para borrar un pasado vergonzoso, sino para proseguir con el plan secreto establecido. Por tanto, la conspiración se consuma por aquellos que no solo realizan los actos preparatorios, sino que además los ejecutan.

Pero en la práctica resultan acusados de conspiración aquellos que revisan y estudian los hechos con datos ciertos y publican el resultado de su análisis, contradiciendo lo que ya está establecido, política, jurídica y socialmente. No hay signo de conspiración en estos actos, tan sólo de libre opinión. Sin embargo, estos comportamientos pueden ser castigados si lo estudiado y revisado se refiere a los judíos.

Es la única revisión histórica, social o  política prohibida, so pena de cárcel o de sanciones elevadas. Es para preguntarse ¿quiénes son ellos para tener esta condición especial de víctima? ¿No será que es una excusa para evitar que se indague sobre lo que realmente son? Porque no hay muchas más razones para justificar  que no pueda revisarse ni negarse nada referente a los judíos. Lo que ellos dicen y cuentan es palabra de ley y el que se opone es un criminal. No es razonable este contexto.

imagesComo consecuencia de esto, no se da credibilidad o importancia al terror bolchevique en Rusia, a las atrocidades perpetradas por los comunistas tras la llamada revolución del proletariado y que tuvo subyugada a la población durante décadas, extendiéndose esa maldad a muchos otros lugares. ¿Quiénes fueron los cerebros y ejecutores de esas masacres?

Lenin, Stalin, Kaganovich, Yagoda, Beria. Bujarin, Trotsky……son nombres conocidos de judíos bolcheviques. escudo rda

Todos ellos sembraron el terror y asesinaron a millones de personas: Intelectuales, católicos, campesinos, burgueses, aristócratas, mujeres, niños……y hasta entre ellos mismos se ejecutaban cuando se estorbaban. Una crueldad sin límite.

Esa crueldad era palpable en los campos de trabajo –o campos de esclavos- conocidos como GULAG, acrónimo que no se refería a los campos en sí, sino a la institución. Una institución que pertenecía al Comisariado del Pueblo para Asuntos internos, cuya función era la purga de todos aquellos que podían representar una molestia al régimen o bien por el puro placer de la tortura, había un matiz de perversión.

Gulag-41Se utilizaba la masa humana para crear infraestructuras en condiciones de auténtica esclavitud. Los detenidos formaban parte de una cuota; se elaboraban estadísticas para cumplimentar el número de enemigos del pueblo y si no se alcanzaba la cuota exigida se inventaban acusaciones contra cualquiera, llegando a destruir a familias enteras.

Millones de personas murieron en esos campos, millones, más de seis. Las condiciones infrahumanas eran terribles hasta el punto de desear ser fusilados antes que continuar viviendo en esas circunstancias extremas, según testimonios de supervivientes, reflejados en varias publicaciones literarias, que han tenido muchas dificultades en conseguir ser editadas.

Libros como Archipiélago Gulag de Solzhenitsyn, que denuncia la represión del estado estalinista o Un Mundo aparte, del periodista polaco Gustaw Herling-Grudzinsk  que por fin logró ver la luz tras años de intentos. Y si se investiga, muchas más; por ejemplo testimonios de mujeres que se están publicando en diversos medios, que fueron maltratadas y violadas en esos campos. Mujeres que eran familiares de bolcheviques represaliados incluso.

Pero todo esto ¿se ha investigado? ¿Qué dicen los judíos de estos hechos? Porque es curioso que tengan documentadas hasta las letrinas de esos campos de prisioneros que han convertido en santuarios, y no se difunda los horrendos crímenes cometidos por los bolcheviques, cuyos dirigentes y firmantes de órdenes de ejecución indiscriminada eran en su mayor parte judíos.

descarga

Lo que queda de esos campos se manifiesta en estas fotografías.

La maleza se los ha comido, las instalaciones se caen a trozos; no se conservan como monumentos conmemorativos ni se rinde homenaje a las víctimas.

images (1)

¿Es así cómo se escribe la historia y se oculta lo que no interesa?

 

 

 

camps2

 

¿Quién es el negacionista?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s