Dime qué comes y te diré a qué clan perteneces

images (3)

La moda de la nutrición –palabra de moda, también- se ha convertido en una necesidad vital.  Ya no solo para los seguidores de las múltiples dietas que se presentan en el mercado, sino para los profesionales que están haciendo caja aprovechando el tirón, que ellos mismos fomentan.

De tal forma se ha introducido en la sociedad que es casi obligatorio pertenecer a un grupo de alimentación, con un nombre asignado;  y si no se encaja en ninguno, se inventa uno nuevo. No va a quedar innominado el que elimina de su dieta las aceitunas, por ejemplo, faltaría más.

Lo que se pretende es eliminar o reducir el consumo de carne, pescado o alimentos derivados de los animales. Concentrar la nutrición en los vegetales, pero seleccionados, pues no todos están permitidos en numerosas dietas. Ni tampoco se permiten vegetales cultivados de cualquier manera: Tienen que ser ecológicos, lo que incrementa su coste de producción y, por supuesto, de venta.

Así han surgido las explotaciones agrícolas ecológicas, estudios dietéticos, profesionales nutricionistas, literatura, conferencias……..Todo un lucrativo negocio sustentado por los adeptos, que siguen obedientemente las dietas impuestas, tratamientos nutricionales, pruebas de intolerancia alimentaria, consultas semanales,etc. Y quien no acude al nutricionista es porque no se cuida, no sabe comer, no se quiere a sí mismo ni a los demás, ¡toma ya!

image

Aporto un enlace con 104 dietas diferentes –si no he contado mal-  y son las más utilizadas. Habrá que saber cuántas más hay.

Toda esta tendencia, tendenciosa,  tiene unos orígenes más oscuros de lo que parece, pues la aparición de la alimentación vegetariana y la dietética deriva de ciertos movimientos filosóficos ligados con la masonería. Así la publicación más influyente en la dieta vegetariana y medicina naturista fue “Macrobiótica”, escrita por Cristoph Wilhelm Huffeland, miembro de la orden de los Iluminati y masón, con inclinaciones a las filosofías orientales alquimistas.

Su influencia fue tan importante que llegan a crearse asociaciones de medicina naturista y nutrición vegetariana, como forma de curación social, con la imposición de unos hábitos alimentarios y comportamientos sociales. Tras un periodo de regresión, vuelve a cobrar importancia en los años 60-70, como una forma de contracultura; movimiento hippie.

El budismo ha contribuido al crecimiento del vegetarianismo. La obra académica del japonés Gensai Ishizuka, publicada en el siglo XIX, es un tratado de comida macrobiótica, basado en la antigua filosofía china del Ying y el Yang y los principios del taoísmo.  Así se potenciará o reducirá el consumo de ciertos cerales en función del carácter ying o yang que tienen asignado, para alcanzar un equilibrio en la alimentación, que servirá para entrenar la mente y al canzar el ying y yang espiritual. De hecho, la dieta macribótica actual sigue esos preceptos.

Como colofón, las plataformas de los Verdes, cuya ideología consiste en denunciar el mal trato a los animales por tener que servir de alimento a los humanos,  promoviendo la eliminación de la carne en la alimentación.

Solo son unos pequeños apuntes sobre la verdadera finalidad de esta proclamación de una llamada dieta sana, totalmente manipulada y que ha conseguido cada vez más adeptos; llegando incluso a denostar a aquellos que no se adhieren. Porque se ha introducido con tanta fuerza que ha llegado a convertirse en un movimiento cultural, de la mal llamada evolución del individuo, como rige en los principios masónicos.

Con este tipo de dietas, se elimina además la cultura de la mesa, la socialización en el comer: la charla, la degustación, el disfrute de una buena comida acompañada de un buen vino. Los parámetros han cambiado: No es comida sino alimentación, engullir unos ingredientes para alcanzar un  equilibrio mental y físico; prevalece lo individual, descartando lo social.

images (1)

Seguiré defendiendo que la mejor dieta es aquella en la que se come de todo, de manera equilibrada: Carne, pescado, verduras, cereales, legumbres, fruta, leche, huevos, embutidos, queso; buenos guisos y asados…….Aquella en la que unos iluminados no tengan que decir lo que conviene a sus intereses,  para dejar a la población endeble y enclenque y fácil de manipular.

Una buena mesa, unos apetitosos platos, una buena compañía, una interesante charla….eso sí que deja en equilibrio el cuerpo y la mente

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s