La invasión mahometana que no cesa

   ¿Desnutridos?

Recientemente ha sido noticia que unos inmigrantes musulmanes a bordo de una patera habrían tirado al agua a otros por ser cristianos.

Parece que se va perfilando el verdadero motivo de esas incursiones en patera y la consiguiente invasión islamista de Europa.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en las avalanchas que sufre nuestra frontera en Ceuta y Melilla. El efecto llamada no es el hambre – pues la mayoría de los que llegan están lustrosos, rollizos y con fuerza sobrada para trepar la concertina y enfrentarse a la Guardia Civil- sino algo más siniestro que se oculta bajo ese pretexto y que se llama la yihad.

El yihadismo está ya implantado en Ceuta y Melilla – recientemente se han desarticulado células terroristas o yihadistas, que es lo mismo, en esas ciudades- y pretende trasladarse a la Península y conquistar España, empezando por lo que ellos llaman Al-Andalus, dónde tiene los ojos puestos el yihadismo internacional. A partir de ahí, avanzaría a toda Europa, donde ya hay una abundante población mahometana.

Todo ello es favorecido por la propia sociedad, tolerante, que no se apercibe del peligro que esto encierra. Mientras tanto, los yihadistas siguen haciendo su trabajo.

Primero les dejaron entrar a puertas abiertas y se propició la existencia de auténticos guetos en barrios de grandes ciudades y en pequeñas localidades, sobre todo catalanas, dónde el asentamiento musulmán llega a cifras desproporcionadas, lo que ha motivado la huida de la población nativa.

No hay que olvidar las normas que se atreven a imponer en el ámbito de la alimentación en los centros escolares, obligando al consumo de carne halal o de su dieta sin cerdo. Abusan además de las becas de comedor que les proporciona el estado y a las que muchos padres españoles no pueden acceder por serles denegadas.

Ahora se les permite la entrada violenta en el país; con una Guardia Civil que tiene prohibido actuar, desarmada,  y con efectivos del Ejército cuya misión encomendada es la de instalar habitáculos para esos delincuentes que previamente han agredido y utilizado la fuerza para cruzar ilegalmente la frontera.

¡Cómo se tienen que estar riendo los musulmanes de la pluriculturalidad democrática europea! De la que se están aprovechando para implantar su dictadura unicultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s